12 sep'22

Tu branding ¿necesita poner sus barbas a remojar tras lo que vive Apple?

Si no tienes tiempo de leerlo te damos la opción de oírlo

La noticia de que Ian Goodfellow, uno de los directivos más importantes de Apple, ha dejado la compañía alegando su malestar por la falta de flexibilidad laboral por la exigencia de la empresa de retornar a las oficinas, nos lleva a realizar varias reflexiones de branding.

Al parecer, no se trata de un caso aislado. Hasta un 76% de la plantilla ha manifestado su disconformidad con esta medida. Varios han declarado que es posible que renuncien ya que durante la pandemia han podido comprobar lo bien que se trabaja desde casa sin que la productividad se resienta.

Si una compañía como Apple empieza a tener dificultades para retener y reclutar talento y pierde la posición que ostentaba como la organización más deseada para trabajar por no atender las demandas de sus trabajadores ¿qué les espera a otras marcas que no resultan tan atractivas?

Podemos llevar el tema más allá. Como ya hemos visto en otros artículos, la Responsabilidad Social Corporativa, la sostenibilidad o la inclusión, son temas que las marcas deben asumir, no solo por responsabilidad, también porque la sociedad lo demanda y exige cada vez con más fuerza.

Lo positivo, es que tiene premio. Las empresas que se comprometen con estas causas están obteniendo mejores resultados en prácticamente todas las áreas: retención y atracción de talento, incremento de ventas, notoriedad, percepción positiva, fidelización de clientes, aumento de beneficios, etc.

El rol del branding en la actualidad, trasciende de largo la faceta comercial, y exige compromisos honestos y una conexión emocional potente con las personas. Ha dejado de ser una tendencia para convertirse en una condición sine qua non.

Si tenemos en cuenta que para las nuevas generaciones, tanto millenials como Generación Z, estas causas son muy relevantes en sus decisiones de conducta y preferencias de marca, el asunto adquiere una dimensión trascendental para el futuro de tu organización.

Varios estudios han revelado que se están produciendo cambios de gran calado en el ámbito del consumo, y una de sus causas es que, por primera vez, estas generaciones tienen un enorme poder prescriptor. Todas las generaciones han propuestos cambios, pero nunca habían tenido esta trascendencia. Los padres ahora tienen muy en cuenta las opiniones de sus hijos, tanto porque los consideran más informados y adaptados al mundo de internet, como por los firmes valores que sostienen.

Estos cambios se aprecian en los nuevos comportamientos de las familias. Por ejemplo, a la hora de asumir conductas sostenibles —reciclaje, reutilización, cambio de preferencias en envases, etc.—, mayor demanda de diversidad e inclusión, flexibilidad, etc. Lo cual está afectando a la elección de una marca u otra en función de si está alineada y conecta con los valores y causas que las personas asumen como propias.

¿Qué hacer cuando hasta empresas como Apple se ven afectadas? Tener en cuenta el refrán, “cuando las barbas de tu vecino veas cortar, pon las tuyas a remojar”. Ponerse las pilas para que tu marca esté donde toca estar, y tus clientes sientan que conectan profundamente con ella.

Carmen Salas
4 oct
Mucha gente se pregunta por qué, pese a todos nuestros esfuerzos,...
27 sep
Hay quien afirma que, primero, casi todo ya está hecho o...