15 oct'18

Employer branding: 2 tips probados para que tu empresa sea un imán de talentos

Si no tienes tiempo de leerlo, te damos la opción de oírlo 😉

Un destacado CEO de una empresa puntera en biotecnología, nos decía que la captación y retención de talento es esencial para el presente y el futuro de las organizaciones modernas. Y que eso solo se consigue siendo atractivos, tanto para el desarrollo profesional como personal de los trabajadores.

El employer branding tiene una doble vía. Por un lado, la empresa debe lograr que los actuales empleados se sientan felices en la organización y, por otro, que los potenciales trabajadores deseen pertenecer a ella.

Hoy queremos compartir contigo dos de los tips que hacen a una empresa más “seductora”. Te contamos aquellos con los que convivimos a diario porque forman parte de nuestra manera de ser y de lo que se vive en «nuestra casa» y sabemos lo positivos que pueden ser si los implementas en tu organización.

Valora el talento… y dilo

Un estudio de Guudjob ha revelado que entre el 35 y el 40% de los empleados no se siente valorado porque nunca le han dicho lo bien que ha desempeñado su labor. Es una de las principales causas de la pérdida de talentos por parte de las empresas.

Es fundamental decírle a tu equipo lo bien que ha hecho X proyecto o expresarle admiración por el talento que tiene para desempeñar determinada función.

Si además, el reconocimiento lo haces público, sea ante otros compañeros, en las redes de la empresa, en una reunión, etc. la sensación de sentirse valorado y motivado es aún mayor. Conforme al mismo estudio citado antes, al 60% de las personas les gusta que mencionen su mérito en público.

Quién se siente apreciado es muy difícil que abandone una organización. Incluso, en muchos casos, ese aspecto es tenido en cuenta por encima de los ingresos que perciben. Es conocido que varios empleados de Rolls Royce rechazan mejores ofertas de la competencia por su orgullo de pertenencia a una empresa que los valora y de la que se sienten, en buena medida, responsables del gran nombre que ostenta.

No dejes pasar ninguna ocasión para expresar un merecido halago. Hazles saber a aquellos que lo merecen, el valor que tienen para la organización.

El trabajo bien hecho, el esfuerzo y el encaje que un individuo puede tener para la «casa» es importante que se le traslade. Compartirlo aporta sentimientos positivos, tanto al que agradece como al agradecido. La suma de cosas buenas, hace todo mejor y consigue que todos nos sintamos más satisfechos y felices con lo que hacemos.

No se trata de halagar por halagar. En la retención del talento es crítico el equilibrio entre exigencia, asertividad, agradecimiento y reconocimiento. Los dos primeros son fundamentales y los dos últimos, también. Pero a menudo eso se olvida.

Escucha, flexibiliza, confía

El coro de un pueblo de Inglaterra tenía la curiosa costumbre de que todos sus miembros, unos metros antes de subir al escenario en la iglesia donde solían actuar, inclinaban su cabeza y luego continuaban caminando con normalidad.

Esto llamó la atención de un visitante que preguntó el motivo de esa peculiar reverencia.

Ninguno de los integrantes le supo contestar, salvo uno de los miembros más antiguos de la formación que le contó que hace mucho años, en el sitio de la inclinación, había una viga baja y que había que agachar la cabeza para no toparse con ella. Al realizar la reforma del edificio, se había quitado, sin embargo, los integrantes del coro continuaron con la costumbre de inclinarse aunque ya no había ningún motivo para ello.

Muchas veces ocurre esto en las empresas. Se hacen las cosas de determinada manera porque siempre se hicieron así, aunque ya no tengan razón de ser.

A veces, algunos miembros del equipo son como aquel visitante, que se cuestionan las formas de hacer las cosas y preguntan y proponen hacerlas de un modo distinto, por lo general, más efectivo.

Por ejemplo, hay empresas que han reducido el estrés de los trabajadores flexibilizando sus horarios y de esta manera, algunos podían acudir antes y otros después de las horas punta, evitando los atascos y favoreciendo la sensación de bienestar.

En nuestro caso, hay días o tardes en las que el equipo trabaja desde sus casas o desde cualquier sitio, en remoto. ¡Hay que ver la satisfacción de muchos de poder hacerlo así! Curiosamente, un amigo de un miembro del equipo comentó hace poco, “¡cómo me molaría trabajar en una empresa así!” Sin pretenderlo, ante los ojos de esa persona, nos volvimos una empresa atractiva para trabajar.

¿Pero no se escaquean? alguién se podría preguntar. Se trata de un tema de confianza. Si está en tu equipo no sólo es por su talento, también por su responsabilidad. La gran mayoría de personas, la confianza la paga con confianza.

Es más, varios estudios han demostrado que los entornos donde las personas sienten que se confía en ellas y se valora su trabajo, tiene relación directa con la mejora de la productividad.

Sabemos que por las características del trabajo o la función, no todas las empresas ni empleados pueden tener flexibilidad horaria o libertad geográfica para desempeñar su labor, sin embargo, hay otras áreas donde esos mismos trabajadores sí pueden beneficiarse de mejoras en su situación que los hagan sentirse cuidados y valorados.

Lo importante, es escuchar y confiar en tu equipo. Ellos son los que harán que tu empresa sea atractiva, para ellos mismos y para los futuros trabajadores.

Richard Branson lo resume muy bien cuando afirma, “Los clientes no son lo primero. Lo primero son tus empleados, si cuidas de ellos, ellos cuidarán de tus clientes”.

El employer branding debe ser parte de tu cultura corporativa si pretendes ser un auténtico imán de talentos. Parafraseando el dicho, “talento atrae talento”, así que merece la pena ponerse en marcha cuanto antes.

Carmen Salas
Carmen Salas
28 sep
Continuamos con nuestra serie sobre digitalización empresarial. En el artículo anterior...
21 sep
La vuelta de vacaciones suele ser un momento similar al inicio...