29 oct'18

¿Qué son y cómo funcionan los algoritmos de las principales redes sociales?

Si no tienes tiempo de leerlo te damos la opción de oírlo

Si no tienes tiempo de leerlo, te damos la opción de oírlo ?

El algoritmo de Facebook ha cambiado y ahora reducirá el alcance orgánico de las páginas. El algoritmo de Facebook cambia para tratar de combatir a las Fake News. Facebook aplicará su algoritmo a Instagram. El algoritmo de Facebook… Seguro que habrás oído hablar de él muchas veces, pero ¿sabes realmente cómo funciona?

Saber cómo funcionan, aunque sea “grosso modo”, es importante a la hora de marcar algunas de tus estrategias en redes sociales. Sobre todo de cara a conseguir más engagement con tus publicaciones, que tus contenidos creen el mayor impacto posible y aumentar tu visibilidad en las redes.

Hoy te contamos cómo funcionan los algoritmos de las cuatro redes principales.

Los más populares: Facebook e Instagram

Es el segundo más conocido de internet tras el de Google, y es tan famoso como odiado por la cantidad de cambios y reducciones de alcance orgánico que ha sufrido.

Hace un tiempo, Mark Zuckerberg se dio cuenta de que muchos usuarios ya no se “sentían felices” después de navegar por su red. Así que decidió llevar a cabo una serie de ajustes de cara a beneficiar o penalizar a determinados contenidos, y dotando de prioridad a determinadas interacciones sociales, que se conocen como “interacciones sociales significativas”. Esto supuso que desde ese momento, el algoritmo prioriza el contenido que genere más debate entre amigos y familiares, en lugar de seguir fomentando los enlaces a sitios de terceros o lo que se conocía como clickbait.

Y ahora te preguntarás, ¿y cuáles son esas interacciones significativas? Pues son, por ejemplo: una persona que comenta o le gusta una foto de otra persona, o cuando varias personas responden a los comentarios en un vídeo, o una persona que reacciona a la publicación de un amigo.

De modo que su funcionamiento sigue 3 sencillos pasos cuando se lanza una publicación:

  • Primero la envía a un reducido porcentaje de usuarios para medir la cantidad de compromiso inicial.
  • A continuación prioriza el contenido que estimule una conversación.
  • Finalmente, en función de diferentes variables, otorga una puntuación a cada factor, haciendo que las publicaciones tengan más o menos alcance.

¿Cómo aprovecharlo?

  • Los vídeos subidos directos aumentan el engagement hasta 6 veces más que otras publicaciones.
  • Crea contenidos tratando de fomentar las conversaciones.
  • Selecciona muy bien los contenidos que publicas, y trata de lanzar sólo aquello que realmente interese a tu comunidad.
  • Procura no abusar de contenido con enlaces que “saquen” a tus usuarios de la red social.

El hermano pequeño: Instagram

Cuando Facebook se hizo con Instagram, y en vista de los buenos resultados de su famoso algoritmo y los ingresos publicitarios que estaba consiguiendo, decidió que lo aplicaría a su nueva adquisición. De modo que Instagram lo primero que analiza es el engagement con un grupo reducido de seguidores de tu comunidad.

Y a continuación, pasa a valorar una serie de aspectos como el tiempo que un usuario pasa viendo una publicación, la frecuencia de publicación, los hashtags empleados y la frecuencia de los mensajes directos.

El del pajarito: Twitter

Este es posiblemente el algoritmo más sencillo de todos, ya que desde su inicio, Twitter decidió que priorizaría la organización temporal de su timeline por encima de todo. Por lo que no verás nunca tuits de varios días de antigüedad como puede pasar con las publicaciones de Instagram por ejemplo.

Su finalidad principal es mostrar “qué está pasando ahora” y eso implica no romper nunca ese orden cronológico.

A partir de ahí, hay una serie de parámetros que contribuyen a dar más visibilidad a unos perfiles que a otros, como son:

  • Cada tuit se muestra a un reducido porcentaje de usuarios para medir su engagement inicial.
  • El contenido nativo prioriza sobre los enlaces a otras webs.
  • La credibilidad del perfil influye positivamente.
  • Los tuits de las personas con las que más interaccionas aparecen primero.
  • Alcanzar el límite de los 280 caracteres aumenta la participación.

¿Cómo aprovecharlo?

  • Asegúrate de tener tu perfil totalmente actualizado. Su algoritmo favorece la credibilidad de las cuentas, y para ello es necesario cumplimentar toda tu información de contacto.
  • Tuitea cuando tus seguidores estén conectados. Si llevas a cabo un análisis de horarios de publicación mejorarás sensiblemente tu engagement.
  • Interactúa con tus followers: la conversación es algo fundamental para la red del pájaro azul, así que no te limites a tuitear sólo tus contenidos.
  • Aumenta la periodicidad: su algoritmo prioriza a las cuentas que mantienen un ritmo diario de publicaciones.
  • Genera contenido de interés: al igual que el resto de redes, el contenido interesante para tu comunidad es fundamental. Así que selecciona.

El profesional: Linkedin

LinkedIn ha optado por un algoritmo que se diferencia bastante del resto de redes sociales. De hecho, dispone de un proceso de cuatro fases para la distribución de contenido a través de su red, para tratar de reducir las posibilidades de spam, contenido inapropiado o de baja calidad.

Y estos pasos son:

  1. Primero clasifica automáticamente el contenido de “Buena calidad, Baja calidad o Spam”, siendo el primer filtro importante para que continúe con el proceso de difusión.
  2. Una vez supera este filtro inicial, se muestra a un grupo inicial de usuarios que influyen en el alcance de los contenidos mediante Recomendaciones, comentarios o comparticiones.
  3. Después, el contenido pasa por un proceso de calidad.
  4. Y finalmente, pasa a ser contrastado por editores humanos que determinarán si el contenido debe seguir siendo visualizado.

La diferencia de un artículo viral en Linkedin frente a otras redes, es que aquí el proceso viralizador es más largo en el tiempo, mientras que en Facebook suele ser más corto y con más interacciones a lo bruto en menos tiempo.

¿Cómo aprovecharlo?

  • Los me gusta, los comentarios y las acciones tienen diferentes puntuaciones para valorar la calidad del contenido.
  • La clave para hacerse viral es conseguir que el algoritmo muestre su contenido a tu red de segundo y tercer grado.
  • El contenido con más engagement es analizado por el personal de LinkedIn y potencialmente abierto a un público más amplio.
  • No necesitas tener una gran masa de seguidores para hacer algo viral, actualmente el algoritmo permite mostrar tu contenido al 20% de tus contactos, por tanto parece lógico pensar que el contenido etiquetado como spam se muestre a menos del 20%, y el considerado ‘limpio’ se muestre a un porcentaje mayor.

Y si empezábamos recordándote diferentes cambios que han sufrido estos algoritmos durante los últimos años, sólo nos queda recordarte que debes estar atento a futuros cambios. Ya que las redes sociales son un ecosistema en constante evolución, y no querrás quedarte atrás ¿no?

Pablo Sales
Pablo Sales
21 sep
La vuelta de vacaciones suele ser un momento similar al inicio...
14 sep
Se puede pensar que ante la crisis los consumidores nos volvemos...