2 dic'19

¿Sabías que el propósito corporativo y la rentabilidad están (muy) ligados?

Hace un tiempo, el director general de una empresa le encargaba a uno de los empleados que redactara para la nueva web corporativa, el propósito, la misión, visión y valores de la empresa. “Escribe algo bonito, que quede bien, ya que todos lo ponen”.

Desgraciadamente, no es el único empresario que cree que esos intangibles de las organizaciones son solo palabras para cumplir expediente.

Los hechos vienen demostrando que las organizaciones que, de verdad, tienen un propósito que los guía y actúan en consecuencia, son las que obtienen mejores rentabilidades.

Cuando uno de los fondos de inversión más importantes del mundo, como BlackRock, pregona a través de su CEO, Larry Fink, que “el propósito y la rentabilidad están intrínsecamente relacionados”, está claro que esos conceptos no son solo “palabras bonitas”, sino compromisos que se traducen en rentabilidad. Por tanto, las empresas con un propósito claro y coherente son las más convenientes para invertir.

Hasta hace poco únicamente se hablaba de misión, visión y valores. De un tiempo a esta parte, se está incluyendo el propósito ¿qué es? ¿por qué sumarlo a los intangibles corporativos?

Hay variaciones entre unos autores y otros, incluso, hay quiénes sostienen que el próposito incluye la misión y la visión. No obstante, como creemos que es muy importante para una organización tener estos conceptos claros, sintetizamos las definiciones que reúnen más consenso.

Propósito: es el porqué. La razón de ser de una organización y el porqué hace lo que hace.

Misión: es el qué. Lo que realiza para alcanzar ese propósito en un determinado tiempo.

Visión: es lo que aspira a ser. Lo que una organización, impulsada por su propósito y misión, pretende llegar a convertirse en el futuro.

Según un estudio de Deloitte, las empresas con una alta consciencia de su propósito han obtenido mayor rendimiento económico que las empresas que no lo tienen.

Además, obtienen mejores resultados en la captación y retención del talento, ya que las personas están más motivadas al encontrar un sentido a lo que hacen.

Keith, Weed, director de Marketing de Unilever, afirma que entre sus marcas, las que obtienen mejor rendimiento duplicando su rapidez de crecimiento respecto a las otras, son las que están orientadas a propósitos concretos.

Otro dato muy interesante, es que el 75% de la próxima generación que ingresará al mercado laboral –los Centennials o Generación Z– creen que la retribución económica no debería ser lo más importante de su trabajo sino que éste debe significar algo más.

¿Cómo puedes identificar el verdadero propósito de tu organización?

Existe un método muy simple. Consiste en escribir una frase en la que expresas qué hace tu servicio o producto. Luego te preguntas cinco veces lo mismo: ¿por qué, eso que hace tu empresa, es importante para la gente?

El reiterar la misma pregunta te lleva a reflexionar y te abre la puerta a encontrar tu verdadero propósito, el que motiva a tu equipo y que hace que, para tus clientes y la sociedad, seas relevante.

Por si te inspira, te dejamos algunos ejemplos de propósitos que han impulsado el éxito de algunas empresas.

Disney: “Promover la felicidad y el bienestar de los niños y las familias”.

Nike: “Brindar inspiración e innovación a todos los atletas del mundo. Si tienes un cuerpo, eres un atleta”.

Tesla: “Acelerar la transición del mundo a la energía limpia”.

Mercedes Benz: “Personificar una vida de logros”.

Google: “Organizar la información del mundo y hacer que sea universalmente accesible y útil”.

Tu organización:…

Recuerda que encontrar tu propósito no es poner “palabras bonitas”, es asumir un compromiso genuino y bien orientado, que impregna toda tu organización.

Fernando Seco Marrone
Fernando Seco Marrone
28 sep
Continuamos con nuestra serie sobre digitalización empresarial. En el artículo anterior...
21 sep
La vuelta de vacaciones suele ser un momento similar al inicio...