25 may'20

¿Sabes dónde mirar en las videoconferencias para transmitir más cercanía?

Ahora que el coronavirus nos ha obligado a todos a ser más “televisivos”, es importante conocer algunos tips para suplir la distancia y comunicarnos con más cercanía.

Hay un truco muy sencillo que los presentadores de televisión conocen muy bien pero que a la mayoría de personas ajenas al medio, se les escapa.

Habrás notado que cuando mantienes una videoconferencia, especialmente si es grupal, parece que quién está hablando no se dirige a ti, sino a otro interlocutor que está con él. Esa sensación crea aun más lejanía de la que ya existe de por sí en este medio.

Piensa un momento. Cuando estás hablando con alguien personalmente ¿dónde diriges tu mirada?… ¡Exacto! lo miras a los ojos. Eso transmite interés, cercanía, empatía y confianza. Cuando alguien te habla y no te mira a los ojos, desconfías, y con razón.

Pero los dispositivos desde los que mantienes una videoconferencia no tienen ojos… ¿o sí?

Lo que hacemos naturalmente, es dirigir nuestra vista a los ojos de la persona que está en la pantalla. Ahí radica el problema. Lo estamos mirando a sus ojos pero ellos solo ven que apuntamos a otro lado, no directamente a sus ojos.

Por suerte, esto es muy fácil de resolver, aunque requerirá que practiques hasta acostumbrarte.

La clave está en que recuerdes lo siguiente.

La cámara son los ojos de tu interlocutor/a

Esto significa que, si tu diriges tu mirada a la cámara, la otra persona sentirá que lo estás mirando directamente a los ojos, como en un encuentro personal.

Ya está. Ese es el truco que te hará parecer una persona más cercana y profesional.

Y ahora te preguntarás ¿y qué hago cuando me hablan a mi, porque me gusta mirar a los ojos de quien me habla y ver sus expresiones? Pues ahora sí, miras a la pantalla para captar bien las expresiones de quién te habla. Si esta persona, a su vez, está mirando a la cámara, tu tendrás la sensación de que te mira a ti directamente y es una persona más cercana.

Y un detalle más… procura que la cámara –los ojos de la persona– estén a la altura de los tuyos.

Para que lo recuerdes mejor te lo ilustramos.

Cuando hablas, mira a la cámara (no a la pantalla)

donde-mirar-videoconferencias-sg-branding-01

Cuando escuchas, mira a la pantalla

donde-mirar-videoconferencias-sg-branding-02

Al principio te costará hablar a la cámara. El secreto está practicar cada vez que tengas oportunidad y muy pronto ganarás naturalidad y soltura al hacerlo. El esfuerzo te será recompensado porque transmitirás una imagen mucho más cercana, empática, fiable y profesional. Hasta, quizás, piensen que trabajas en la tele. 😉

Fernando Seco Marrone
Fernando Seco Marrone
28 sep
Continuamos con nuestra serie sobre digitalización empresarial. En el artículo anterior...
21 sep
La vuelta de vacaciones suele ser un momento similar al inicio...