30 nov'20

Zoom te acerca a tus clientes | Serie Zoom V

¡Hoy es lunes y eso significa nuevo post! Así que vamos a ello.

Entre los muchos cambios que ha traído la COVID a nuestras vidas, el distanciamiento social es uno de los que más hemos notado en el día a día.

Ya no podemos concebir una sala abarrotada de gente disfrutando de un concierto, incluso al ver una escena en la que los protagonistas se saludan dándose un abrazo o besándose, te salta una alarmita interior que te dice: “Madre mía, esos se van a contagiar! :O”.

Pues esto también ocurre con tus clientes, proveedores y compañeros. Con el teletrabajo en auge, las oficinas y las reuniones tradicionales han quedado fuera de juego. La distancia con todos ellos es mayor que nunca.

Por suerte contamos con herramientas como Zoom que nos permiten estar más cerca de ellos y disfrutar de los beneficios que tiene trabajar el uno al lado del otro 😀

Y digo esto porque en la oficina todo el equipo estamos en casa y desde el principio, Zoom nos ha permitido estar juntos y trabajar en equipo, consiguiendo reducir esa distancia, facilitando que las ideas surjan más rápidamente y mejor construidas.

Del mismo modo, hemos podido acercarnos a nuestros clientes y mantener reuniones con la misma (o casi) fluidez que antes de la pandemia.

Esto se lo debemos, en gran parte, a la herramienta de “Anotar” y “Control remoto” que se activan al compartir pantalla en Zoom.

Los secretos de “Anotar”

Al pulsar en el botón de “Anotar” se desplegará un menú con diferentes opciones que convertirán a tu pantalla en una especie de pizarra, permitiéndote enfatizar tu presentación con apuntes, líneas, formas, etc.

Obviamente, la funcionalidad de cada uno de los botones salta a la vista, pero vamos a detenernos en algunos de ellos:

  • Ratón: tendrás que hacer clic para recuperar el uso del puntero después de haber usado algunas herramientas.
  • Dibujar: sin duda la más versátil, como su propio nombre indica, podrás dibujar en tu pantalla y te permite escoger entre diferentes trazos, con distintos niveles de trasparencia, colores, formas… muy completa.
  • Spotlight: es nuestra favorita, con ella podrás elegir entre que tu puntero se ilumine o una flecha más grande. El puntero gana por goleada, es súper útil para destacar cualquier punto del documento que estés compartiendo facilitando la lectura de los apartados que más te interesan o destacando cualquier aspecto relevante de tu presentación.
  • Borrar: puede parecer una tontería, pero ten en cuenta, que cada vez que hagas un dibujo o introduzcas un texto, tendrás que borrarlo antes de pasar a la siguiente página de tu presentación, porque si no, se quedarán ahí, manchando la pantalla y empobreciendo la experiencia.

El secreto para hacer la experiencia más dinámica

Aún hay otra herramienta que permitirá hacer tus reuniones más cercanas y dinámicas. El Control remoto.

Al hacer clic en el botón se abrirá un menú en el que aparecerán todas las personas que participan en la reunión y podrás cederle el control de tu puntero a cualquiera de ellas.

De esta forma puedes ceder el testigo de la presentación a un compañero. Al darle el control, permites que él gestione el flujo de la presentación, haciendo la experiencia más atractiva y fluida, como si estuvierais en la misma sala.

Al activarlo, el usuario en concreto tendrá que aceptar el cambio y al hacerlo, pasará automáticamente a controlar el ratón de tu pantalla.

Obviamente, si tú mueves el puntero, también te hará caso. Cuando quieras recuperar el control, solo tienes que volver a pulsar el botón (ahora estará destacado en verde) y hacer clic en “Abortar control”.

Conclusión

La distancia es un concepto que podemos agrandar o achicar tanto como queramos, y teniendo la oportunidad de estar más cerca, ¿por qué desaprovecharla? 😉

Si quieres saber más acerca de esta herramienta, te dejamos aquí un aperitivo: “Compartir es vivir y con Zoom más aún”

Victor Cebriá
26 jul
¿Te comunicas dentro de tu empresa a través de emails? ¿Tus...
19 jul
Hace ya años que las videoconferencias llegaron a nuestras vidas y...