8 nov'21

¿Eres el líder polar que tu marca necesita hoy?

Si no tienes tiempo de leerlo te damos la opción de oírlo

Si el filósofo Heráclito levantara la cabeza y viera el gran desconcierto que existe en el mundo por los cambios enormes que se producen con tanta rapidez, diría: “ya os lo dije hace más de dos milenios y medio”. Y tendría razón.

No pasa un solo día sin que surja una nueva tecnología disruptiva, un sorprendente modelo de negocio, un drástico cambio social, una desconcertante tendencia, una pandemia que lo trastoca todo, y podríamos continuar con cambios, cambios, y más cambios que provocan incertidumbre.

Estar al frente de una organización en estos tiempos convulsos representa un gigantesco desafío, como bien sabes.

Muchos creen que la función del líder es motivar a su equipo. Sin embargo, no es esa su principal función en momentos como éste. Debemos recurrir a la etimología del término para recordar que líder es el que guía.

Es quien, en medio de la noche, es capaz de distinguir la estrella polar que da sentido y orientación para avanzar en plenas turbulencias.

Eso es lo que más necesita una organización: visión de conjunto, comprensión global, claridad, sentido y propósito en medio de tanto zarandeo. En otras palabras, necesita identificar su estrella polar.

Una marca que tiene claro su norte, no solo beneficia a sus empleados, también (y especialmente) a sus clientes.

Hay ejemplos notables de la relevancia que tiene un liderazgo así para reinventar una compañía en medio de las turbulencias y hacerla avanzar.

Empresas como Lego, ya que el auge de los videojuegos puso en jaque su mercado, pero al tener claro su norte, hizo cambios geniales que la devolvieron a la cima.

O IBM, que ostentaba el reinado de los PC en 1984, perdió su corona en 1993 con las mayores pérdidas de su historia y tuvo que reinventarse para renacer como el mayor proveedor de servidores y servicios corporativos.

Más recientemente, Microsoft, bajo el nuevo liderazgo polar de Satya Nadella, ha logrado desprenderse de la imagen “casposa” que desde hace años arrastraba la marca, y ha logrado situarse nuevamente en la vanguardia innovadora de sus orígenes con resultados espectaculares
en su cuenta de resultados.

Este liderazgo de “estrella polar” lo podríamos sintetizar en tres verbos y una actitud:

1. Determinar una orientación y visión global clara.

2. Inspirar para generar energía positiva que permita avanzar hacia el norte.

3. Alcanzar resultados correctos que reafirmen la confianza del guía.

La actitud: humildad y aprendizaje.

¿Eres el líder polar que tu marca necesita hoy?

Carmen Salas
6 dic
Hoy traemos tres herramientas fáciles de utilizar con las que podrás...
29 nov
Como ya sabemos, la reputación online es el conjunto de elementos...