14 nov'22

El Metaverso, ¿qué es y que nos aportará?

Si no tienes tiempo de leerlo te damos la opción de oírlo

Probablemente, el metaverso sea uno de los mayores interrogantes en la actualidad tecnológica. Y el concepto que más dudas ha generado en los últimos 2 años desde que el grupo Facebook cambio su nombre por el de Meta. Pero ¿qué es realmente el metaverso?

El metaverso, eliminamos algunas de tus dudas

En palabras del responsable de Comunicación corporativa del Banco Santander: “Es un nuevo ecosistema virtual y tridimensional (3D) en el que los usuarios pueden interactuar entre ellos, trabajar, jugar, estudiar, realizar transacciones económicas, entre muchas otras posibilidades. Todo ello de forma descentralizada”.

Se trata de una nueva tecnología que permite a las marcas interactuar con sus clientes de forma más natural. Una plataforma de comunicación basada en inteligencia artificial que permite a los consumidores interactuar con las marcas de forma personalizada, adaptándose al contexto en el que se encuentren.

De esta manera, se puede emplear para crear experiencias más emocionales entre las marcas y sus clientes, con el objetivo de mejorar la experiencia de compra de este último. De hecho, según un estudio realizado por la consultora McKinsey, el metaverso puede suponer un aumento del 5% en las ventas al cliente si se utiliza correctamente.

¿Cómo funciona el metaverso?

Para entenderlo mejor primero debes saber que, mientras que la web 1.0 se basó en el hipertexto -links o enlaces- y la web 2.0, en la interacción –redes sociales-. La web 3.0 se basa en la creación e intercambio de activos digitales –NFTs- utilizando la tecnología blockchain.

Justamente la cadena de bloques es la base para que el metaverso sea descentralizado y los usuarios y desarrolladores puedan ser los dueños de sus propios datos y contenido. Así como poseer y comercializar tokens no fungibles, por ejemplo.

Yendo a lo práctico. Si con la llegada de los PC’s, los smartphones y las tablets con conexión a internet podías interactuar a través de ellos sin importar el tiempo ni el espacio (es decir, desde cualquier momento y lugar). Con el Metaverso, desaparece el límite impuesto por las pantallas, a través de una experiencia increíblemente inmersiva. Casi casi como estar dentro de otra realidad digital paralela (algo así como Matrix). En la que el usuario a través de su avatar podrá interactuar con objetos, relacionarse con otras personas o incluso influir en el entorno que le rodea.

Entre otras acciones, los usuarios podrán:

Comprar: Sí, seguirá siendo compra online, pero llevada a otro nivel gracias a las interacciones mediante el avatar.

Trabajar: Según Mark Zuckerberg, uno de los objetivos de su metaverso es que sea el nuevo espacio de trabajo. Un lugar donde reunirse virtualmente y dispongan de las herramientas necesarias para llevar a cabo su trabajo.

Ocio: Ser el protagonista de un videojuego, asistir a un concierto o acercarte a los famosos. Algo casi inimaginable que se hará posible.

¿Para cuándo?

Aún es pronto para saber cuándo estará disponible, de hecho, esta es una de las preguntas más frecuentes en torno al metaverso. No se trata sólo de Meta, hay más plataformas y grandes tecnológicas que están trabajando en ello. Y tanto el hardware como el software actual, tiene mucho que mejorar para poder hacerlo realidad (al menos según lo que prometen que hará).

Según, Zuckerberg, se trata de un proyecto a largo plazo, por lo que aún podría tardar entre 10 y 15 años en estar listo. Incluso, cabe la posibilidad que no llegue a existir una fecha concreta para su lanzamiento. Que simplemente se abra en un momento dado en una especie de versión beta, y los avances tecnológicos necesarios se vayan incorporando a medida que estén disponibles.

¿Qué harán las marcas?

Es muy pronto aún para saberlo si tenemos en cuenta los datos de plazo mencionados. Hablar de planes de marketing a más de 2 años vista son cosa del pasado, así que de 10 o 15 años ya ni hablamos.

Por ahora, se ven pinceladas del interés de las grandes marcas y el intento por acortar eso plazos con cosas como:

> Del 24 al 27 de marzo de 2022 se llevó a cabo la primera edición de la Fashion Week en el Metaverso. Un hito histórico. Cuatro días de pasarelas virtuales, acceso y participación en conferencias con personas relevantes del sector de la moda, tiendas pop-up para comprar artículos de lujo tanto activos digitales para los avatares como físicos e incluso celebración de fiestas post desfile.

> Se ha detectado un aluvión de registros de nuevas marcas: que intentan anticiparse y cubrir este nuevo mercado redactando libremente las designaciones de la Clasificación de Niza que determinan los productos y servicios para los que se registra una marca.

> Solo durante el primer trimestre de 2022 se solicitaron ante la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea (EUIPO) más de 250 marcas de la UE designando “productos virtuales descargables” para la clase 9 (Software), entre otras. La mayoría de los solicitantes incluyen en el redactado de dichas clases no solo “productos virtuales descargables”. Sino que especifican que dichos productos son “para su uso en línea y en mundos virtuales en línea” y añaden coletillas similares a “Los productos mencionados están autenticados por tókenes no fungibles creados con tecnología de cadena de bloques para la representación de un artículo coleccionable”.

Queda un largo camino hasta verlo en marcha. Pero igual que sucedió hace 10 años cuando se empezó a hablar de la tecnología 5G y sus beneficios para las redes y conexiones globales, es cuestión de que haya interés por parte de multinacionales y gobiernos. Y de eso por ahora, no falta.

Pablo Sales
21 nov
Como ya sabemos, LinkedIn es una plataforma que nació como una...
14 nov
Probablemente, el metaverso sea uno de los mayores interrogantes en la...