2 ene'23

El Mapa de Contenidos: qué es y cuáles son sus factores clave

Si no tienes tiempo de leerlo te damos la opción de oírlo

Hoy en día, los usuarios esperan que las marcas sepan exactamente qué están buscando y cuándo lo están buscando. Por este motivo, la relevancia y el contexto en el que se encuentran los contenidos no son sólo el presente sino el futuro de los mismos.

La personalización del contenido es un factor más para querer mejorar la experiencia de los usuarios con respecto a nuestra marca. Por eso es tan importante ponerla en práctica. Pero claro, definir qué escribir y cuándo escribirlo dentro de nuestra estrategia de contenido es un auténtico reto.

Por eso, actualmente se hace necesaria una hoja de ruta para llevar a cabo una estrategia de contenidos más potente. Y es aquí donde hace acto de presencia el Mapa de Contenidos, que nos ayudará a mejorar esa tarea.

Así pues, un mapa de contenidos es un plan de organización estratégica del contenido que se pretende mostrar a nuestro Buyer Persona. Y en él se matiza a qué tipo de usuarios nos dirigimos, qué les interesa y en qué fase del ciclo de compra se encuentran.

Para qué sirve el Mapa de Contenidos

Las principales utilidades del Mapa de Contenidos son:

Optimización del Buyer Persona. Para poder desarrollarlo, es necesario que tengas bien definido a tu Buyer Persona. Así que has de conocer muy bien sus intereses, motivaciones, inquietudes, frustraciones… para poder satisfacer de forma correcta sus necesidades o aportarle la mejor solución posible a sus problemas.

Nuevas exploraciones pueden suponer nuevos caminos. El mero ejercicio de organizar tus contenidos en las diferentes etapas del ciclo de compra, puede ayudarte a descubrir nuevas temáticas o nuevos enfoques que no te habías planteado.

Mejora tu proceso de reciclaje. Tener presentes las temáticas que vas a tratar en el Mapa de Contenidos, te ayudará a tener una visión más clara y sacar más partido de los contenidos que has generado. Y de esta forma, podrás reconvertir contenidos cambiándolos de formato y así aprovecharlos varias veces.

Genera confianza y aporta autoridad: Como ya hemos dicho al principio, queremos darle al cliente lo que busca y cuando lo necesita. Así le demuestras, no solo tu saber hacer, sino también, te ganas su confianza y mejoras su visión sobre tu marca. Consiguiendo estar ahí en el momento de decisión.

Factores clave del Mapa de Contenidos

Y para crear un mapa de contenidos hay que tener en cuenta tres factores clave muy importantes:

El Buyer Persona: se trata de una descripción muy detallada de tu público objetivo, de cómo es su día a día, los desafíos que enfrentan y que tipo de decisiones toman en consonancia. Se trata de persona ficticias, pero se basan en una investigación profunda de tu audiencia actual o que deseas tener en el futuro.

La idea es crear un buyer persona para cada uno de tus targets, y así conseguir una adecuación correcta de los contenidos que crees para cada uno de ellos.

El ciclo de vida: El ciclo de vida del buyer persona es similar al embudo de ventas, y se compone de 3 fases muy similares al TOFU, MOFU y BOFU.

TOFU: En esta fase el cliente tiene una necesidad y comienza a informarse sobre cómo satisfacerla. De modo que la función de tus contenidos será responder a sus preguntas con información básica que le introduzca en el tema y a la vez, le invite y motive a saber más.

MOFU: En esta otra, el buyer persona ya controla los conceptos esenciales y continua en la búsqueda de información, pero ya sabe lo que quiere. Así que el contenido es especializado y de alto valor. Es el mejor momento de lanzar un buen lead magnet y de sacarle información: tu contenido por sus datos (su e-mail, número de teléfono, intereses concretos…).

BOFU: Y en la última fase su intención de búsqueda es puramente transaccional. El cliente sabe lo que quiere, ha buscado diversas opciones y es hora de elegir. Así que el contenido aquí juega un papel definitivo para que se decida por tu marca.

El Contenido relevante: Cada contenido tienen niveles de complejidad, y debes poder ofrecerlos todos para cubrir las necesidades de cada uno de tus targets. Posiblemente el más importante sea el de captación, que suele ser la información más básica del tema. De todos modos, no confundir “básico” con baja calidad. Esta última debe mantenerse siempre en todos tus contenidos.

Ten en cuenta que tus usuarios van madurando a lo largo del ciclo de vida, y sus necesidades de contenido irán cambiando con ellos y se harán más exigentes. Así que si el usuario quiere avanzar porque le gustó lo que encontró, debe poder hacerlo.

El mapa de contenido debe recoger de forma fácil y visual estos 3 conceptos claves de tu estrategia: quién es tu buyer persona, qué le vas a ofrecer y en qué momento.

Si lo haces así, tendrás una visión estratégica global, podrás generar sinergias y conquistarás a tu cliente a través de tus contenidos. Sigue atento a nuestro blog y en breve te contaremos más sobre el Mapa de Contenidos.

Pablo Sales
23 ene
 Hace poco te contamos lo que es un Mapa de...
16 ene
Instagram no deja nunca de sorprendernos y, desde luego, los cambios...